Archivo de la etiqueta: Juan David Arango

NOS VEMOS JUAN

NOS VEMOS, JUAN

Por Samuel Arango M.

No se quién lo dijo pero estoy de acuerdo: “Libre es aquel que no le teme ni a la vida ni a la muerte”

Juan David Arango Palacio, fuiste todo vida desde siempre. Viviste con pasión y entrega cada momento de tu vida. Desde niño, que nunca dejaste de ser, hasta tu madurez que te dio confianza, fuiste el mismo. Patente en todo, oculto en todo. Disfrutaste lo que hacías con entusiasmo pleno. Gozaste cada instante como si no hubiesen más instantes. Te entregaste a las causas en las que creías. No escatimaste alegrías.

Quienes te amamos siempre y en toda circunstancia gozamos con tu presencia sentida. Compartimos tus gozos, nos ocultaste tus angustias. Fuiste generoso con la alegría, discreto con tu sufrir.

Tu partida fue planeada, como siempre planeaste todo. Te fuiste con la frente en alto, desafiante y altivo, orgulloso y sencillo. Los innumerables mensajes de despedida son todos gloriosos, agradecidos, amorosos, justos, muy justos. No fuiste perfecto, eso lo sabías, pero para ser humano tus defectos eran nada frente a tus dones, a tus gracias, a tus cualidades.

No te vas Juan, no lo puedes hacer. Te quedas con tu recuerdo amable y bello en nuestros corazones. Ahora lloro, Juan, pero me conforta la certeza de que fuiste un buen hombre, un ser sobresaliente en lo humano y lo profesional.

Te amamos, Juan, ahora y siempre.

Nos vemos Juan…

¡Dios te bendiga!

Mi homenaje a Juan David Arango Palacio

Juan David, te recordamos. Imagen de TA

Te recordamos Juan (imagen tomada de TA)

Por Marta Lucía Gómez de Arango

En medio del dolor por tu ausencia, quiero recordarte en un momento de tu vida, cuando el entusiasmo al descubrir el periodista que siempre llevaste en tu alma, comenzó a aflorar.

Me vienen a la memoria momentos cuando entrabas por la puerta de mi casa, con un espíritu que no te cabía en el cuerpo y querías asesorías para tus trabajos en la universidad. Pasábamos largos ratos con Samuel, analizando y discutiendo temas y trabajos. Tu entusiasmo por el periodismo y por innovar nunca disminuyó, pues lo demostraste con uno de tus últimos proyectos, Ronda de Noticias, en Teleantioquia. Siempre llamabas a contarnos esas ideas.

Cuando tuviste la oportunidad de trabajar en Sólo para adolescentes, programa de televisión regional para los jóvenes, todavía eras un estudiante. Creo que no dormías pensando en el programa y en tu participación que asumiste con el liderazgo que luego te caracterizó.

Amaste el periodismo y por eso participaste en el proyecto de Nueva Generación en El Colombiano, impreso dirigido a los jóvenes en el que fuiste parte del equipo, siendo estudiante también.

Te recuerdo en tus años universitarios alternando con el estudio los proyectos mencionados y otros. Siempre fuiste hiperactivo. Nunca paraste, pues inclusive en los últimos tiempos seguiste combinando actividades.

Tu sonrisa dulce y alegre, fue tu marca desde niño, lo mismo que tu sentido del humor. Infundías alegría a todos, relajabas los momentos tensos con tus ingeniosos apuntes y tus chistes, a veces sarcásticos.

Nos alegró mucho verte en televisión regional y nacional. Demostraste a todos tus cualidades de periodista y presentador de noticias y programas como Obra D, en el Canal Une, que disfrutaste tanto.

Hoy quiero recordar tus inicios porque están perdidos en la memoria de muchos, opacados por tu éxito y gran huella en la televisión, ya como profesional, pero tan significativos porque marcaron lo que sería tu paso profesional en esta vida.

Hoy lloramos con Teleantioquia. Lindo homenaje de Mi Canal. Gracias a todos.

Hemos leído muchos mensajes en los medios sociales y son hermosos, como tú fuiste. Dejaste huella positiva, con tu calidad humana y ejemplo de periodista profesional, dedicado, estudioso, disciplinado, que vivió alegremente su profesión. No pudiste dejarla, porque aunque decidiste dedicarte a tu negocio, siempre llamabas a comentar lo que pasaba en los medios y seguiste extrañando a Teleantioquia.

Tu amor a tu familia lo llevamos en el corazón como otro ejemplo de hijo, hermano y tío porque fuiste un tio sobrado. Un abrazo solidario para toda tu familia. Samuel Arango, tu tio , que siempre te vio como ese hijo de la profesión te admiró como todos nosotros. Descansa Juan.