LIBERTAD Y LIBERTINAJE

LIBERTAD Y LIBERTINAJE

Por Samuel Arango M.

Terrible lo acontecido en Francia, la tierra de la libertad, el pasado 7 de enero. “La organización terrorista Al-Qaeda en la Península Arábiga se adjudicó el ataque contra el semanario satírico francés Charlie Hebdo en París «como venganza por el honor» del profeta Mahoma, fundador del islam” : Doce personas muertas y cuatro heridas fue el saldo.

Rechazo el terrorismo, venga de donde venga. Para mi nada lo respalda. Atenta contra toda la humanidad, sea de Al-Qaeda, o de las guerrillas colombianas.

La libertad y el libertinaje es mi tema de hoy en Caja Mágica, porque cuando se abusa de la libertad de expresión  y se atacan creencias, países, personas, se hieren sentimientos muy profundos del ser humano.

 

La coherencia de algunos según el momento
La coherencia de algunos según el momento

 

Este mensaje que me llegó por Facebook lo dice todo. Desconozco su autor. Hace pocos meses los colombianos protestamos contra el caricaturista belga Pascal Decubber (PAD’R) quien presentó a nuestra selección de fútbol aspirando cocaína en la cancha. Nos sentimos injuriados, agredidos. Nos pareció injusta esta caricatura y exigimos respeto. Pascal se disculpó, admitió su error y fue perdonado, no anatemizado.

Ahora, Charlie Hebdo  con sus caricaturas contra las religiones, los musulmanes y Mahoma, los judíos, el Papa, etc., ha despertado también rechazo, aunque curiosamente algunos colombianos que antes criticaron la afrenta que nos hicieron, ahora claman por la libertad de expresión.

Según el diccionario de la lengua española, libertad es la “facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, por lo que es responsable de sus actos”. El abuso de la libertad es el libertinaje, que lo define la Academia de la lengua como “desenfreno en las obras o las palabras, falta de respeto a la religión”.  Y desenfreno es “entregarse desordenadamente a los vicios y maldades”

La libertad implica responsabilidad, respeto, calidad humana. El libertinaje es todo lo contrario.

Como un ejemplo más de este tema, traigo un hecho de  hace años, cuando unos estudiantes de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, escribieron en un periódico mural un artículo injurioso contra el papa Juan Pablo II en el que cuestionaban que hablara de sexo ya que según ellos no sabía qué era eso ni para qué servía. El decano los llamó, conversó con ellos, les mostró el sinsentido y lo injusto que era que agredieran a la Universidad y al Papa en su propia casa. Fue una conversación larga y provechosa y la universidad cumplió con su obligación de realizar un proceso pedagógico de reflexión. Los estudiantes entendieron, aceptaron su error y prometieron respetar los valores de la Universidad y la religión. Incluso quisieron acabar con el periódico mural, con lo cual el directivo no estuvo de acuerdo. Posteriormente el Arzobispo de Medellín de ese entonces y Gran Canciller de la Universidad dio la orden de expulsión. El Consejo Directivo se enfrascó en una discusión amplia y abierta y por votación mayoritaria fueron expulsados los tres estudiantes. Incluso, durante la discusión se alegó que Jesucristo había expulsado con un látigo a los mercaderes del templo y otro habló de que el mismo evangelio narraba que Jesucristo perdonó a una prostituta que los sabios iban a apedrear.

Volviendo al caso de Charlie Hebdo, me escribió un amigo: “No tengo problema con que ataquen con todo a los extremistas, a los asesinos, a los terroristas y a los locos suicidas… pero generalizar, prejuzgar y atacar lo más querido por 1500 millones de personas es tan segregacionista y sesgado como atacar a alguien por su raza o su cultura”

Libertad sí, libertinaje no. Los hombres, los países, los valores, las religiones merecen respeto. Libertad es razón, corazón, comprensión, respeto, amor. Libertinaje es insulto, agresión, destrucción, odio, humillación. La afrenta llega al alma de las personas. He ahí la diferencia.

Creo que lo que se ha desatado no va a ser fácil para el mundo. Y se seguirán escribiendo artículos sobre la libertad de expresión y sobre el libertinaje, solo esperamos que el terrorismo se detenga, aunque la última publicación de Charlie Hebdo despertó nuevos ataques en Nigeria y otros países, por parte de extremistas. Por favor no generalicemos y culpemos a todo el mundo musulmán. Todas las generalizaciones llevan al error, nos consta.

PERIODÍSTICAS DE MARTA LUCÍA GÓMEZ

También yo, Marta Lucía, tendré mi espacio en Caja Mágica. Aquí publicaré mis artículos. Siempre bajo la categoría de Periodísticas.

Me oriento a los temas de cultura ciudadana porque cada día compruebo más lo maleducados que somos. Lo peor,  no veo qué podemos hacer para cambiar la actitud de los ciudadanos de Medellín.

Requerimos campañas, grandes campañas,  que nos muestren que la ciudad es responsabilidad de cada uno de nosotros y no sólo de la administración de turno.

Denuncias, presentación de ejemplos de aquí y de allá, , motivación, discusión, opiniones, etc., sobre la cultura ciudadana, eso es lo que pueden encontrar aquí. Bienvenida la conversación para que construyamos juntos.

Incluiremos también lo positivo de nuestra ciudad y región. Los esfuerzos de muchas personas para que tengamos una ciudad y un departamento mejores, modernos. No me importa de qué sector sean. La clase: positivismo, construcción. Estoy cansada de que todo lo critiquemos, que siempre queramos acabar con quienes hacen algo, más bien espero la mirada aportante, las buenas ideas para mejorar.

Y destacaré un sector en el que trabajé en mis últimos años: el sector social. Aprendí mucho de la gente generosa que sirve a los demás.

ME ARREPIENTO

ME ARREPIENTO

Por Samuel Arango M.

Siempre busco algo de qué arrepentirme. Encontré varios pecados, aunque ahora me arrepiento de creer que exista el pecado.

Me arrepiento de haber ido, apoyado y disfrutado las corridas. Con los años y la experiencia me convencí que son brutales, despiadadas, crueles e inhumanas. Además, se nota un sadismo extremo cuando el espectador, no lo dice pero lo siente, espera que el toro encuerne al torero y lo mande a la enfermería o al otro lado. Las corridas deberían prohibirse tajantemente. Hacen al hombre aún más bruto.

Me arrepiento de haber fumado más que puta presa. Es un vicio que se adquiere por falta de personalidad y para dar la sensación de madurez y adultez. Fuera de eso es lo más irrespetuoso que pueda existir frente a los demás. Chupar humo para envenenarse es ridículo y también sin sentido.

Me arrepiento de haber pasado horas mirando peleas de boxeo y lucha. No puede ser que un ¿deporte? que tenga como objeto acabar o matar al otro, sea una actividad protegida y publicitada. Toda nación que quiere ser algo, debe prohibirlos. Por dignidad.

Me arrepiento de haber sido tan ingenuo como para creerle a Serpa y Samper que no sabían del dinero de la mafia en la campaña. Y lo más grave es que se hayan convertido con nuestro permiso en maestros de ética ciudadana, ahí si se redondea la estupidez de los colombianos.

De haber creído que la lucha guerrillera era sincera y podría servir para arreglar tantas injusticias. Cincuenta años de muerte, pobreza, dolor y sin ningún resultado.

Me arrepiento de haber creído que García Márquez es muy simpático. Que es un escritor del otro mundo, si, pero que le haya ayudado al país o que se haya puesto el overol para trabajar por Colombia, no lo he visto.

Me arrepiento de haber creído en los espantos de Santafé de Antioquia cuando era pequeño. Ahora descubro que eran inventos de los maridos que se volaban por la noche para donde las muchachas aquellas.

Me arrepiento de haber hecho varias dietas para rebajar y luego haber subido 10 kilos más.

Me arrepiento de haber tenido tantas creencias religiosas que parecían inamovibles, como el machismo o el celibato y al final descubrir que eran carajadas.

Me arrepiento de algunos resentimientos y dolores que cargué inútilmente y que dañaron por unos días mi calidad de vida.

Vale la pena acudir a una historia popular conocida:  Se encontraban un maestro y uno de sus discípulos cuando se les aproximó una persona que empezó a lanzarle todo tipo de insultos al maestro. El Maestro permanecía impávido. Cuando el otro se cansó de que el maestro no reaccionara, se fue. El discípulo preguntó:

-¿Cómo así, maestro, que ese hombre lo insulta y usted se queda callado.

El maestro respondió con otra pregunta, lo que suelen hacer lo sabios:

  • Cuando a ti te dan un regalo que no te gusta y que no recibes, ¿a quién pertenece el regalo?
  • Pues al otro, maestro.
  • Lo mismo, cuando uno no recibe algo que no le gusta, el problema es del otro.

DESPACIO CON EL ESPACIO

DESPACIO CON EL ESPACIO

Por Samuel Arango M.

Decía el abuelo que si una persona desea conocer qué clase de familia es la de su nueva novia, lo mejor era entrar al baño de la casa de ella. Si éste era limpio, organizado, bien mantenido, esos factores reflejaban una familia ordenada, de valores, digna de confianza. Si por el contrario, el baño estaba descuidado, desordenado, sucio, descascarado, etc., esa familia no era de confiar. Dime cómo vives y te diré quién eres.

Hace unos años, las casas eran espaciosas, llenas de patios, con comedor independiente. Se entraba por el zaguán que era un corredor entre la puerta que daba a la calle y la que daba acceso al interior de la casa. Era un sitio en donde se saludaba efusivamente al visitante. De ahí se pasaba al corredor del patio central que tenía cuatro lados y que recibía el flujo de las habitaciones, la cocina, el baño social, el comedor. Un patio amplio lleno de matas y a veces con una fuente de agua en el centro.

Las habitaciones eran en galería, es decir, unidas unas con otras por la puerta. Se tenía una lujosa sala, que sólo se usaba cuando los visitantes eran muy importantes y además se contaba con el recibo que era el sitio de reunión de los de la casa y de los visitantes de confianza. Toda esta amplitud, con espacio para jardines, incluía el solar para criar animales y sembrar frutales. Eran familias numerosas (de 8 a 12 hijos y a veces más) que giraban alrededor de la casa paterna en donde la mamá mandaba sin discusiones. Acudían los hijos, las nueras o yernos, los nietos, los amigos. La decoración era abundante. Los muebles eran artesanales o traídos de Europa y muchas veces pasaban de generación en generación. Se colocaban cuadros en todas las habitaciones (láminas europeas de extraordinaria calidad) y no podía faltar el cuadro del Sagrado Corazón en la sala principal.

Pero los tiempos cambiaron y se pasó a espacios mucho más reducidos, multifuncionales y menos decorados. Ya son pocos hijos. El hogar ahora se circunscribe a papá, mamá e hijos. Son autosuficientes y habitan un espacio cómodo pero reducido y los objetos que se encuentran dentro son los estrictamente necesarios. La sala y el comedor se unieron, la cocina ya no es espaciosa puesto que no es necesario cocinar para mucha gente y porque queda poco tiempo. El mobiliario es escaso y un sofá es al mismo tiempo cama, una biblioteca es también cuarto de estar.

El nuevo hogar gira alrededor de las pantallas. Ya no del televisor solamente sino de la cantidad de pantallas que los miembros de la familia utilizan para todas sus muy diferentes y variadas actividades. Ahora existe un televisor para cada uno de los moradores. Pero además se presentan otras pantallas, portátiles y de uso personalizado.

El mundo cambia y nosotros con él, y no podemos decir con certeza, como decía el poeta: “siquiera se murieron los abuelos”

Bienvenidos a Caja Mágica

Por Samuel Arango M.

Hola. He cambiado mi blog en Blogger por este en WordPress. Aquí publicaré mis escritos nuevos y antiguos.

Aquí conversaremos, aquí analizaremos, aquí discutiremos.

También incluiré escritos académicos que seguramente servirán a muchos.

Somos constructores de un ambiente de respeto, libertad, análisis, amabilidad.  Optamos por amar lo que hacemos, lo que decimos y sobre todo trabajamos por la vida y la alegría de vivirla. Contribuimos a la obligación que todos tenemos de ser felices y de hacer felices a los demás. Aceptamos la controversia respetuosa.

La editora es Marta Lucía Gómez, quien terminará su blog Periodísticas en Blogger y seguirá publicando aquí. Ella continuará con su sitio en Worpress  sobre Comunicación Organizacional, Comorg

Iniciamos el proceso. Bienvenidos.

Samuel Arango M.

Medellín, Colombia