UN SANTO PARA CADA NECESIDAD

 El mundo de los santos

Por Samuel Arango M.

Un individuo se cayó de la terraza de un edificio de veinte pisos. Cuando iba por el piso 15 gritó: ¡San Francisco, sálvame! Sintió que una mano lo agarraba y detenía la caída. Una voz le preguntó: ¿Cuál San Francisco? El hombre respondido: De Asís. Yo soy el de Sales, y lo soltó…

Todos tenemos un santo para invocar en momentos determinados.

Cuando hay tormenta, la gente exclama: ¡Santa Bárbara bendita!

Un día de estos conversábamos con gente de todas las generaciones, y los más catanos empezaron a contar para qué sirve cada santo. Los jóvenes escuchaban entre entretenidos, curiosos y divertidos.

San Antonio sirve para conseguir pareja y para encontrar cosas perdidas. Una vez mi madre, que en paz descanse, me llamó compungida: Mijo, se me perdió el San Antonio. Yo largué la carcajada, ahora no iba a tener a quién rezarle para que apareciera. Ella se molestó un poco con mi reacción. Por la noche me llamó gozosa. Mijo, apareció San Antonio, la persona que se lo había robado se arrepintió y me lo devolvió… Para cosas perdidas también funciona Santa Elena, dicen los expertos.

Santa Clara es la patrona de la televisión.

Santa Rita, abogada de los imposibles, y son tantos los imposibles…

Santa Tecla, patrona de las siliconas, no es chiste. En el martirio le cortaron las teclas. Es también la que convierte a los malos maridos.

Escuchamos este diálogo: Padre, ¿es verdad que usted aparta las mujeres de la mala vida? Si hijo. Padre, ¿me aparta tres para el sábado?

San Pablo es especial contra los animales ponzoñosos y nos protege de la gente brava o de apellido Uribe.

San Pancracio ayuda a conseguir empleo.

San Isidro para las lluvias y protege las cosechas.

San Benito se usa para echar a los malos vecinos y a los indeseables que se nos acercan.

San José, para domar a los maridos rebeldes, los vuelve sumisos.

Santa Ana se invoca para conseguir casa, o apartamento, o casita.

San Ramón Nonato se llama para los partos difíciles.

Si usted tiene hemorroides o enfermedades debajo de la cintura, el santo es San Lorenzo, quien murió quemado.

Después de ojo fuera, no hay Santa Lucía que valga.

Para el dolor de muelas, no sirve el mejoral, para eso está Santa Apolonia.

San Blas es experto para el “ahoguido” o asma.

San Ezequiel Moreno, que ejerció en Colombia, especialista en curar el cáncer.

San Expedito hace que los negocios salgan bien

San Rafael y San Cristóbal ayudan en los viajes.

Santa Sira se especializa en conseguir muchachas para el servicio doméstico.

Santa Cecilia desarrolla el poder musical.

En fin la lista continúa pero el espacio no.

Recuerdo una anécdota de un curita de pueblo que le llevan unas matas con gusanos para que las bendiga y evite la plaga. El curita las bendice y agrega: Pero no queda mal que las rocíen con un poco de Baygón…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s